COMO COMBATIR LA ANSIEDAD

Algunas publicaciones de este sitio se utilizan enlaces de afiliación, por lo que podemos recibir una compensación si hace uso de estos enlaces para comprar algún producto o servicio recomendado sin que esto genere un costo adicional para Usted. El contenido que compartimos, no esta de ninguna manera influenciado por anunciantes o patrocinadores. Gracias por apoyar este sitio.
Si padeces de ansiedad y se te ponen los nervios de punta, aprende como combatirIa y ¡Sonríe, lo que tu tienes se cura! 

Combatir la ansiedad requiere de actitud mental positiva

Estás en un elevador y de repente se detiene, y te ves encerrada unos minutos; ¿Que sientes?…El corazón se te acelera, te sudan las manos, se te seca la boca y te cuesta trabajo respirar. Estás sufriendo un ataque de pánico, resultado, en este caso de la claustrofobia.

O pudieras experimentar lo mismo a consecuencia del estrés, como cuando te sientes presionada por entregar un trabajo urgente que nos has terminado; o por la inseguridad, cuando un día, al irte de compras, el mismo ambiente de la tienda te haga sentirte intranquila…y luego se te empieza a secar la boca, a latirte de prisa el corazón, o sea, que empiecen a aparecer “los síntomas de elevador”.
 
Para los que sufren, los ataques de pánico es algo muy traumático, pero afortunadamente, para la mayoría de las personas, verse presa de esa sensación es poco común.
 
Es normal que experimentemos aprensión o ansiedad en determinadas situaciones. 

Pero si estos dejan de ser episodios aislados, y la persona sigue experimentando momentos de terror abrumador, puede hallarse en presencia de un trastorno psicológico.
 
Lo bueno es que con el tratamiento adecuado, el 80 por ciento de las personas que sufren de ansiedad ¡pueden superar su problema! 

A veces los síntomas de este desorden emocional se confunden con problemas físicos y puede demorar en hacerse un diagnóstico, pero una vez obtenido, la ansiedad se puede tratar con mayor éxito que cualquier otro problema psicológico.
 
¿Miedo a todo? 
 Los que padecen de trastorno de ansiedad como las fobias y los ataques de pánico, o muestran un comportamiento obsesivo compulsivo, se distinguen de las demás personas en que son demasiado susceptibles al objeto de su preocupación o a la situación que temen, y esa sensibilidad exagerada las hace experimentar síntomas, inclusive físicos, de pánico ¡cuando en realidad no existe peligro alguno!

Por ejemplo, una persona que tiene miedo de viajar en avión puede detectar un cambio en el sonido del motor, e inmediatamente imaginarse que el aparato se estrellará. O una mujer que sea propensa a ataques de pánico, al notar que se le nubla la visión, puede hasta pensar que tiene una embolia.
 
Afortunadamente, los psicoanalistas que se especializan en trastornos de ansiedad pueden, con un tratamiento, ayudar a los casos a que dejen de exagerar las cosas sin importancia y convertirlas en catástrofes. “Si esas dos personas están dispuestas a resolver su problema” afirma el siquiatra, “pueden comenzar a vivir una vida sin miedos”.
 
Temores irracionales 
“Las fobias son miedos irracionales, pero la persona que las padece se sienten en peligro”, sigue diciendo el siquiatra. “Si por ejemplo, te encuentras metida en una jaula con un león, el miedo que experimentas es real, pero sentir un miedo irresistible en un centro comercial que no es peligroso, es algo irracional”.
 
Las fobias 
 ¿Las causas de las fobias? Se desconocen, pero algunos expertos afirman que la herencia juega un papel  en el problema. Y en la mayor parte de los casos, las personas que las sufren nunca han experimentado la mala experiencia que tanto temen.
 
Hay varios tipos de fobias: Simple, Social, la Agorafobia…
 
La fobia simple: Es un miedo irracional a un objeto o situación, como volar o manejar, el tratamiento consiste en una perspectiva positiva, y con terapia se trata de introducir poco a poco al paciente en la situación temida.

“Se le expone a esa situación gradualmente, paso a paso, por espacio de varios meses para edificar su nivel de tolerancia” explica el siquiatra “Por ejemplo, los que tienen miedo de volar, comienzan observando un avión desde cierta distancia; después van al aeropuerto, para verlos ir y venir, y con el tiempo, suben a bordo de la nave en tierra y se sientan dentro”.
 
Durante este periodo el paciente aprende a controlar su miedo, al emplear una variedad de métodos como la relajación o la meditación y determinar situaciones de un  modo más realista, hablando consigo mismo de la experiencia; por ejemplo, si cree que el avión en que viaja va a accidentarse se dice así mismo: “es sólo ansiedad, no hay nada que temer; en realidad solo existe un mínimo de peligro de que  el avión se caiga, mi miedo es desproporcionado”.

Fobia Social: Es el temor de hacer el ridículo y que los demás te humillen. Los que la padecen, pueden tener fobia de escribir, comer o hablar en público, por temor es que les tiemblen las manos, empiezan a sudar o a perder el control.
El tratamiento consiste en exponerlos poco a poco a la situación que temen. A veces se combina con medicinas que ayudan a calmar la ansiedad.
 
Agorafobia: A menudo se le define como temor a los espacios abiertos, pero podría definirse mejor como el temor a estar fuera de la seguridad de la casa, particularmente en lugares muy concurridos o muy aislados, de donde no se puede salir inmediatamente ni obtener ayuda rápidamente cuando el miedo empieza a crecer.

Muchos agorafóbicos viven encerrados en sus casas. Para tratar estas fobias, el paciente debe ir abandonando gradualmente el lugar donde se siente a salvo, en general acompañado del psicoterapeuta, que lo va ayudando a corregir las ideas distorsionadas a medida que entra en las situaciones temidas. “Si el paciente se presta a enfrentarse con la situación que teme, los resultados de la terapia pueden ser excelentes” dice el siquiatra.
 
¿Presa del pánico?
 La persona que sufre un ataque de pánico experimenta síntomas físicos como náuseas, cosquilleo o adormecimientos, fogajes, temblores de frío y dolores en el pecho, acompañados de una repentina e intensa aprensión; cree que va a morir, o que va a volverse loca, o a perder el control.
 
Las investigaciones recientes sugieren que los ataques de pánico son de origen biológico, y que a menudo surgen seis meses o un año después de una crisis emocional, buena o mala, como una muerte en la familia, o una boda, o un cambio de trabajo.
 
Como muchos de los síntomas de pánico se asemejan a los de un ataque al corazón, el paciente los malinterpreta, y según el psiquiatra, un 25 por ciento de los pacientes de emergencia de un hospital que creen tener un ataque cardiaco, lo que tienen es un ataque de pánico.
 
“La lista de enfermedades imaginarias es grande” dice; “imaginan que tienen problemas del oído interno, la tiroides, tumores cerebrales, hipoglicemia y hasta epilepsia”. Pero como el trastorno es psicológico, no médico, cuando se hacen análisis siempre resultan negativos.
 
El resultado es a menudo una interminable peregrinación de un especialista a otro,en busca de un diagnóstico.

Afortunadamente la mayoría de los que sufren de ataques de pánico pueden ser tratados con éxito con medicamentos como benzodiazapine, que bloquea la reacción de pánico y aunque al dejar de tomarlo los síntomas pudieran recurrir, los médicos recomiendan la combinación del medicamento con psicoterapia gradual para ir retirando la medicina según la victima vaya dominando sus miedos.
 
La terapia cognoscitiva es otro método para tratar los ataques de pánico. Al paciente se le enseña a entender que los síntomas que experimentan durante un ataque de pánico son una reacción física de supervivencia, que no es dañina. 

Por ejemplo, el paciente que dice “tengo acelerado el corazón, así que me va a dar un ataque cardiaco”, durante la psicoterapia examina la evidencia, por ejemplo, los análisis que indican que está saludable, o el simple hecho de que se le han presentado los mismos síntomas antes y nunca ha sufrido un infarto.

La obsesiva-compulsiva  
Este tipo de ansiedad es más seria. La víctima está obsesionada por una sola cosa, por ejemplo, aversión a los gérmenes, o temor a dejar encendida la luz de la cocina.

Esto le provoca ansiedad e intenta aliviarla lavándose las manos compulsivamente cada vez que toca algo; o cada vez que va a salir, va a la cocina a verificar que esté apagada la luz, para calmar su ansiedad.

El tratamiento expone a la persona a la situación temida, sin dejar que efectúe el acto compulsivo acostumbrado. “Al principio” dice el psiquiatra, la persona se pone muy ansiosa, pero a las dos o tres semanas de terapia intensiva y diaria mejora en un 80 por ciento. 

El antidepresivo fluoxetina (Prozac), trabaja sobre los centros de serotonina del cerebro y ayuda que el paciente se sienta seguro de haber superado su ansiedad.

Para calmar tu ansiedad 
Para ayudarte a vencer la ansiedad, los psicoanalistas recomiendan que practiques ciertas técnicas tan pronto como comiences a sentirte temerosa o ansiosa. 

Sigue estos seis pasos para librarte del miedo.

Recomendaciones para combatir la ansiedad de inmediato. 
*No te concentres en el miedo sino en un objeto cercano a ti.
*Procura no abandonar la situación  que temas hasta que tu miedo pase, pero si    tienes que irte, no dejes de regresar cuando tu ansiedad se haya calmado.
*Cálmate, empleando este método sencillo: cuenta de 100 para abajo, haz contacto  físico con alguien, o chasquea una goma o elástico.
*Concéntrate en la respiración: inhala hondo y despacio y exhala lentamente por la      boca; no aguantes la respiración.
*Determina el nivel de ansiedad que siente de 0 al 10, y fíjate en que lo hace aumentar   o disminuir.
*Recuerda que aunque tengas miedo, en realidad no corres peligro.

Si la ansiedad persiste
Si tras tus esfuerzos para combatir la ansiedad no te calmas, acude al siquiatra. Ponte en guardia si percibes estas 5 señas:
*Para evitar la ansiedad, haz rechazado una promoción en el trabajo, o un viaje, o  eventos sociales a los que te hubiera gustado asistir.
*Haz experimentado síntomas de pánico cuando estás bien de salud.
*Inventas excusas ante los demás acerca de porqué evitas las situaciones de  ansiedad y tratas de ocultar tu miedo.
*Te sientes ansiosa sólo de pensar en una situación sin estar en ella.
*Te embarga la preocupación de cuándo te dará el próximo ataque.

 

.
8 Comments
  1. January 17, 2021 |
  2. December 29, 2020 |
  3. December 24, 2020 |
  4. December 22, 2020 |
  5. December 21, 2020 |
  6. December 21, 2020 |
  7. November 23, 2020 |
  8. November 19, 2020 |

Add a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

%d bloggers like this: