COMO COMBATIR EL COLESTEROL: ENEMIGO DE LA NUTRICION FAMILIAR

Algunas publicaciones de este sitio se utilizan enlaces de afiliación, por lo que podemos recibir una compensación si hace uso de estos enlaces para comprar algún producto o servicio recomendado sin que esto genere un costo adicional para Usted. El contenido que compartimos, no esta de ninguna manera influenciado por anunciantes o patrocinadores. Gracias por apoyar este sitio.
Una de las características de la sociedad en la que vivimos es la ansiedad. Todo debe hacerse aceleradamente y el apuro es un producto de “consumo masivo” en todas las actividades modernas.
Preparamos en casa nuestras comidas mirando las agujas del reloj, sin reparar en la cualidades de nuestra dieta, especialmente en lo que afecta a una sustancia fundamental para el equilibrio de nuestras funciones fisiológicas: el colesterol, que abunda en todas nuestra células vitales y que, debido a que transita por la sangre, es uno de los elementos que da apertura a las responsabilidades orgánicas del corazón.
 
Digamos que el colesterol es un protagonista elemental producido por esas células y el hígado, indispensable para la utilización de propiedades vitamínicas y la afluencia de hormonas.
 
“Todas las familias americanas”, asegura el doctor especialista en nutrición,  “giran sobre aproximadamente unos 121 menúes habituales que repiten una y otra vez en sus comidas”.
 
“Si nosotros pudiéramos convencer a esas familias que debieran cambiar, por lo menos, la mitad de esos platos por otros más bajos en colesterol y grasas, reduciríamos de las dietas habituales el peligro de ese despreciable agente en la circulación orgánica de las dos terceras partes de la población”.

Una reflexión acompañará ahora nuestro comentario: Cuando el colesterol se presenta en proporciones excesivas en una sangre espesada por glucínicos y estimulada por la presencia de elementos tóxicos, deja de circular, se aferra a las arterias, las endurece y las hace más estrechas. Es el origen de la arterioesclerosis y sus amenazas, como infarto del miocardio o ataque cerebral.
 
La grasa se transforma entonces en un elemento ceroso, indisoluble en el agua y en el plasma, que pasa a entrar en la composición de los elementos lípidos (comunmente conocidos como grasas) y acompaña la corriente sanguínea que nutre nuestro cuerpo.
 
El elevado promedio de esas sustancias lípidas en la circulación sanguínea se conoce como “hiperlipidemia”, con un riesgo potencial para nuestras coronarias ya que anuncia peligros para el regular funcionamiento del corazón.
 
Esta temida presencia de una “hiperlipidemia” se puede detectar cuando el colesterol en la sangre es elevado y produce el efecto de una cañería oxidada que agrega el agua que circula por ella, elementos nocivos e impuros.

Por estas razones los obesos o aquellos que sufren de un porcentaje alto en colesterol, deben evitar el consumo excesivo de cuerpos grasos de origen animal, como la yema de huevo, el tocino, la carne, el hígado, algunos productos de granja, especialmente en lo que atañe a productos lácteos sin desnatar, así como los aceites de palma o de maní.
 
El promedio de consumo regular de colesterol diario por cada americano, es de 500 miligramos en el hombre y 320 miligramos en la mujer. La A.H.A. (La American Heart Association) recomienda sin embargo, que el consumo no debe exceder de 300 miligramos por cada 24 horas.

Un trozo de carne no muy grasosa produce aproximadamente 77 miligramos de colesterol y un vaso de leche se aproxima a los 33 miligramos, mientras que esa misma cantidad de leche descremada solo contiene 4 miligramos.
 
Más de un cincuenta pro ciento de americanos de edad promedio presentan cuadros elevados de colesterol en la sangre  hasta de más de 200 miligramos de exceso por decilitro, con el consiguiente e inmediato peligro de un trastorno cardiaco.
 
El porcentaje de colesterol en la sangre, generalmente aumenta con la edad del individuo; pero ese problema puede neutralizarse con un dieta pobre en alimentos con abundancia de colesterol o grasas.
 
Estudios recientes,  incluidos los de proceso de ensayos para prevenir afecciones coronarias, aseguran que disminuyendo en sólo un 1 por ciento el consumo de colesterol, se reducen los peligros de afecciones cardiacas en un dos por ciento, como ratifica el especialista.
 

Sin embargo se necesitan dos años de dieta rigurosa para que el porcentaje de colesterol disminuya razonablemente y, con el, los riesgos de afecciones en la coronaria.

Para saber si tú tienes el riesgo de un colesterol alto, haz que tu médico realice las investigaciones pertinentes, para conocer tu nivel. 

Muchos médicos recomiendan comenzar a hacerse estos análisis a partir de los 20 años de edad, y que se deben repetir cada cinco años.

Deben ser más frecuentes si en tu familia inmediata (hermanos o padres), se han dado casos de ataques prematuros de corazón.
 
Para adaptarte a un cambio de las comidas tradicionales o habituales en tu mesa, es conveniente hacer un plan familiar y seguirlo en la preparación de los futuros platos. 

Lleva además un registro por un tiempo razonable y prolongado de lo que tu familia come y bebe regularmente y observa si el promedio de colesterol aumenta o disminuye con la nueva dieta.
 
Si se eleva el índice, cambia inmediatamente por otro sistema alimenticio que sea más saludable al corazón, que es el músculo que más sufre con el excesivo tránsito del colesterol por la sangre. 

El doctor especialista en nutrición aspira a poder contar con un consultorio al que puedan concurrir las familias para probar unas 200 o 300 recetas de comidas de bajas calorías y escasas en grasa que facilitarían  la disminución del índice de colesterol en la sangre y el método podría iniciarse con 10 nuevas dietas bajas en colesterol con platos del agrado de todos.

“Ve a una librería” -aconseja el especialista-, “Y busca libros especializados en la identificación de recetas bajas en grasa y colesterol y elije nuevos platos de ese estilo.

Si esas comidas no te resultaran gratas, cambia por otras. Anota una o dos docenas de esas recetas bajas en colesterol o exentas de grasas, altas en fibras y prueba hasta encontrar las que sientas deliciosas”.
 
“También se puede tratar un sistema de terapia de grupo”, aconseja el especialista. “pide a una amiga que le prepare una receta baja en grasas y colesterol y ofrécele tú la tuya. Hagan comparaciones y decidan cuales son las comidas más convenientes”.
 
“La gente necesita todo tipo de pruebas y someterse a ellas para una dieta saludable. No se hacen esos ensayos buscando un mal menor, sino un proceso positivo y muy efectivo para evitar lesiones mayores por la calidad de lo que se consume”. 
 
“Considero que gracias a los consejos de aquellas entidades, muchas personas han cambiado su dieta de mantequilla por margarina y leche de bajo promedio de grasa o totalmente desgrasadas, así como por aceites de maiz o aceite de girasol con los cuales se pueden preparar deliciosos platos de pollo con arroz y frijoles”. 

Tu meta debe ser la de ir cambiando el menú de la familia para incluir en el mismo cinco platos con carne y otros cinco que ofrezcan pescado”.

“Compra menos carne roja y cámbiala por carne de pavo, como una buena alternativa. Cualquier alimento grasoso insaturado es más recomendable que aquel que sea saturado en exceso. Inclínate por alimentos fritos en aceite de girasol, maiz o soya pero sea moderado en la cantidad de esos aceites que utilices en la fritura”.
 
Estas son las sensatas advertencias de la “AHA Diet”, tendientes a disminuir las comidas con alta proporción de grasas, productos de granjas integrales y sin procesar, yemas de huevos y otros alimentos altos en compuestos grasos que elevan considerablemente los niveles de colesterol.
 
La dieta recomendada por la “AHA” estimula consumir alimentos que resulten más saludables al corazón, tales como aves y carnes desgrasadas, pescados y frutas frescas o vegetales, granos y cereales y productos lácteos procesados y descremados.
 
Solamente el treinta por ciento del total de los alimentos que se ingieren deben tener propiedades grasosas y no más de la tercera parte de éstos deben saturarse con productos que tengan esa característica.
 
Tú puedes muy bien atender una dieta completa en carbohidratos (que se encuentran particularmente en los granos, cereales, pastas, vegetales y frutas) y reducir la cantidad de sal en tus comidas. Procura que éstas cumplan la doble función de alimentar y neutralizar los elementos que resultan ser los más dañinos para la salud.
 
De acuerdo con las investigaciones realizadas, aquellos que comen fuera de casa más de una vez al día, generalmente suministran al
cuerpo una proporción baja de vitaminas y minerales.
Debemos recordar que los niños no son inmunes a los peligros del exceso de colesterol en la sangre, por lo cual es recomendable habituarlos a dietas saludables desde sus edades tempranas y del mismo modo que ocurre con los otros procesos de crecimiento, hay que ir controlando el cambio de dieta paulatinamente y vigorizando los hábitos alimenticios, de manera de no cambiar uno hasta que el niño esté habituado al anterior.
 
Organiza las compra de tus alimentos antes de ir al mercado en base a un menú balanceado, con lo que será provisto de comidas sanas y ganarás tiempo en tus compras.
 
Ten en cuenta que cambiar los hábitos de la comida no es tarea fácil, especialmente si la rutina te impone casi siempre los mismos platos. Pero esos cambios oportunos permitirán que tú descubras nuevas atracciones en alimentos bajos en promedios de colesterol y productos animales desgrasados
Con ello le harás un favor a tu corazón, victima propiciatoria de los peligros que se esconden en las dietas con exceso de grasas, una aliada del colesterol y una amenaza constante para tu salud.

Limpia tus arterias

Para bajar el colesterol, esa grasa cerosa que te bloquea el sistema circulatorio y te produce problemas cardiacos, tienes que consumir más alimentos ricos en fibras. 

Por este motivo te proporcionamos una lista de alimentos que contienen las cantidades más altas de un tipo especial de fibra, llamada fibra soluble, que limpia las arterias de colesterol LDL (malo) y lo expulsa del cuerpo. 

Establece la meta de comer 10 gramos al día.

25 Alimentos naturales que combaten el colesterol

          Frijoles                                                               Fibra soluble (g)

*3/4 de taza de sopa de frijoles negros                                           2.5
*3/4 de taza de frijoles con vegetales o judía pinta                      2.5
*3/4 de taza de ensalada (con habichuelas y garbanzos)          2.5
*1.1/4 tazas de sopa de lentejas                                                        2.5
*1.1/4 de tazas de sopa de arvejas                                                   2.5
*1 taza de minestrone con habichuelas                                          2.5

      
     Frutas
*1 Naranja                                                                                             1.4
*2 Ciruelas                                                                                            1.4
*1 Pera pequeña                                                                                 1.1
*1 Mitad de toronja mediana                                                            1.1
*1.1/4 de tazas de fresas                                                                   1.1
*1 Manzana chica con cáscara                                                       1.0

      Otros vegetales
*1/2 taza de boniato (tubérculo dulce)                                         1.8
*1 papa cocida mediana con cáscara                                          1.6
*1/2 taza de arvejas verdes                                                             1.3
*1/2 taza de brócoli                                                                            1.1  
*1 Zanahoria cruda                                                                            1.1
*1/2 taza de habichuelas estilo francés                                       1.1
*3/4 taza de espárragos                                                                   1.0

      Cereales
*1.1/4 tazas de cereal listo para comer                                        3.0
*1 taza de afrecho con pasas                                                         3.0


 
21 Comments
  1. January 18, 2021 |
  2. January 17, 2021 |
  3. January 13, 2021 |
  4. January 12, 2021 |
  5. January 12, 2021 |
  6. January 12, 2021 |
  7. January 9, 2021 |
  8. December 29, 2020 |
  9. December 27, 2020 |
  10. December 27, 2020 |
  11. December 26, 2020 |
  12. December 25, 2020 |
  13. December 21, 2020 |
  14. June 27, 2020 |
  15. May 23, 2020 |
  16. edcara
    January 22, 2020 |
  17. January 14, 2020 |
  18. edcara
    November 21, 2019 |
  19. November 18, 2019 |
  20. edcara
    April 10, 2018 |
  21. April 8, 2018 |

Add a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

%d bloggers like this: